Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

confesiones

Siempre hay un momento en la vida cuando las cosas no van tan bien como lo deseamos, una enfermedad, un fallecimiento, un desamor, meses exhaustos en los que hemos buscado el empleo ideal o un problema tocan a la puerta de nuestra vida en el momento que menos esperábamos, flaquea nuestra confianza y sentimos que no logramos avanzar, que el tiempo pasa y no alcanzamos lo que antes nos habíamos propuesto, se ata un nudo en nuestra garganta mientras reflexionamos que pequeños detalles cambian nuestros días para mal, sabemos que es difícil sonreír, que contener las lágrimas es una ardua tarea cada vez que emprendemos algo y las cosas no se dan de la mejor manera, nos vemos a un paso de lograr grandes cosas y luego, poco a poco nuestros objetivos se van distanciando hasta quedar fuera de nuestro alcance, hemos pasado días interminables luchando por llegar a la cima mientras que nuestros sueños se van desvaneciendo a tal punto que terminamos rendidos en el suelo, acobijados en fracasos e intentos fallidos por salir adelante, en esos momentos no sirven palabras de aliento, no funcionan los consuelos, todo lo que hay en nuestras cabezas es un “¿Por qué?” y es que cada vez que avanzas el camino se vuelve mucho más largo, la niebla mucho más espesa, al parecer la noche le ganó al día, el mundo parece romperte, las cicatrices queman y rendirse parece la mejor opción cuando ya no vemos la luz.

confess

Créeme, yo también estuve allí, sé lo que se siente, instantes en los que incluso la música se vuelve en nuestra contra con canciones que terminan de matar nuestros ánimos, momentos de desesperanza en los que todo, absolutamente todo fastidia nuestras vidas y sólo deseamos guardar silencio sin que algo o alguien nos interrumpa. No es fácil, lo sé, toma tiempo levantar la cabeza de nuevo, sobre todo luego de hacer lo posible por salir adelante, hoy es de noche, pero mañana habrá un nuevo amanecer y las oportunidades las tenemos que salir a buscar de nuevo, una sonrisa, aunque duela, no caería mal, un buen café y luego a descansar que mañana el mundo verá el renacer de un alma que no renuncia a sus sueños.

Anuncios